Esta actuación supuso la creación de un Salón de Actos propio para la Delegación de Salud en Jaén, dependiente de la Junta de Andalucía.

La planta baja del edificio, en claro deterioro, necesitaba una intervención completa, creando una nueva zona de oficinas de trabajo. La zona más alejada de la entrada era un lugar ideal para generar un espacio diáfano de tamaño suficiente para albergar actos de tamaño medio. 

La propuesta generaba un nuevo acceso desde el patio trasero, totalmente accesible, con entrada por las urgencias del Centro de Salud contiguo, un módulo de estancias para ponentes, cuarto de control, comunicaciones protegidas con el resto del edificio y una batería de baños anexos a la sala.

El espacio fue tratado al detalle. Se buscó continuidad visual en paredes y techos, secuenciando los huecos de manera uniforme, usando materiales nobles en grandes paños, dejando que el plano de techo absorbiera el solape de texturas, materiales (maderas, metales y revestimientos continuos) y geometría, definiendo los recorridos tanto con las líneas que dibujan el techo, como con la cuidada iluminación. 

Otros aspectos técnicos, la acústica, insonorización, confortabilidad y accesibilidad también fueron estudiados para crear un espacio que con el tiempo se ha convertido en un referente para la celebración de actos públicos de menor tamaño en el corazón de la ciudad.